Recuperación

Recuperación después de operar el Neuroma de Morton

Durante la primera semana de recuperación de la operación, se les indica a los pacientes que mantengan el pie elevado con la mayor frecuencia posible.

Se les indica que usen un bastón, muletas o un andador para ayudarles a mantener el peso fuera del pie. La presión sobre el pie impedirá la curación adecuada y prolongará los tiempos de recuperación.

Un zapato Darco, o bota, se usa por lo menos cuatro semanas después de haber extirpado el neuroma, con tal de minimizar la presión en el pie.

 

Cronología de la recuperación

Los primeros 2 días

Deberás limitar tu actividad únicamente a ir al baño. Serás capaz de levantarte y poner el peso en tu talón.

Dobla su rodilla y tobillo regularmente para estimular la circulación. La mayoría de la gente es capaz de dejar de tomar cualquier analgésico después de 48 horas. No salga de la casa, conduzca o se moje el pie. Siga usando tu bota postoperatoria.

2-7 días

Deberás tratar de moverse durante 20 minutos dentro de una hora, descansando con el pie durante los 40 minutos restantes. No salgas de la casa, conduzcas o mojes el pie.

Tendrán que revisarte la herida, cambiar vendajes y apósitos y esterilizar. Tu médico puede aconsejarte que aumentes la actividad, pero debes permanecer en tu casa, no conduzcas y mantén el pie seco. Sigue usando tu bota postoperatoria.

A los 7 días

En la primera cita postoperatoria se cambiarán los apósitos y el pie.
examinadas. Se le aconsejará sobre la movilidad y el alivio del dolor. El pie se volverá a vendar de la misma manera y tendrá que descansar en casa una semana más. Sigue usando tu bota postoperatoria.

A los 14 días

En la segunda cita postoperatoria probablemente le quitarán los puntos de sutura.
Esto es normalmente indoloro. Se le aconsejará que aumente su actividad gradualmente.

En la medida de lo posible, deberías empezar a usar tus zapatos más anchos, por ejemplo, zapatillas de entrenamiento. Puede bañarse y lavarse normalmente y aplique crema hidratante para mejorar la condición de su piel. Podrá regresar gradualmente a sus actividades normales.

Si usted conduce, puede hacerlo cuando pueda caminar cómodamente. Si usted no cree que es apto para conducir en esta etapa, ¡no lo haga!
A lo largo de un período de varios meses, su pie volverá gradualmente a la normalidad y la inflamación se reducirá.

Puede aplicar compresas de hielo en el pie varias veces al día para reducir la presión arterial ante cualquier inflamación.